Estás en: Home Private Equity: ¿Qué es, qué metodología sigue y a qué se debe su crecimiento?

Private Equity: ¿Qué es, qué metodología sigue y a qué se debe su crecimiento?

26.11.2021

Las inversiones alternativas, es decir aquellas inversiones que no se gestionan en un mercado regulado, han aumentado en los últimos años. Descubre cómo funciona el Private Equity y qué puntos clave ofrece.

En los últimos años en el sector de las finanzas y de la educación financiera el término Private Equity ha ido cogiendo fuerza hasta instaurarse como un término más dentro del argot de las finanzas. Pero, ¿qué es realmente el Private Equity?. Descubre todo sobre este término en este artículo de Afi Escuela de Finanzas.

 

¿Qué es el Private Equity?

El Private Equity consiste en aportar recursos financieros a una empresa (normalmente no cotizadas, aunque en muchos casos sí puede tratarse de empresas cotizadas) durante un periodo de tiempo determinado y, a cambio de este aporte económico, recibir una participación de dicha empresa de la cual se espera un alto crecimiento.

Es por ello que el private Equity no es más que el uso de capital privado para financiar el crecimiento de una determinada empresa a cambio de participaciones de la misma. De este modo, esta práctica puede conllevar riesgos como toda inversión financiera.

Así pues, el Private Equity ha irrumpido con fuerza en los últimos años como respuesta a la creciente tendencia en las inversiones alternativas. Es decir, inversiones financieras en activos no tradicionales. Y es que los inversionistas han encontrado en este tipo de inversiones un rentabilidad atractiva en un entorno que suele disponer de tipos de intereses muy bajos y, a su vez, la descorrelación que suele haber con la inversión en activos tradicionales (como la bolsa o la renta fija), entre otras.

Para comprender el crecimiento de las inversiones alternativas en los últimos años, basta con mirar el estudio de la patronal Ascri. Este informe señala que las inversiones alternativas en 2019 marcaron un máximo histórico por encima de los 8.000 millones de euros.

¿Qué diferencia hay entre el Private Equity y el Venture Capital?

Dos conceptos financieros que suelen crear confusión son el Venture Capital y el Private Equity. Esto se debe a que ambos conceptos hacen referencia a la inversión realizada por instituciones en empresas privadas con un alto potencial de crecimiento a cambio de controlar un porcentaje de la empresa o de sus acciones.

Sin embargo, el Private Equity y el Venture Capital se diferencian en algunos conceptos clave. A continuación te mostramos las cinco principales diferencias entre el Private Equity y el Venture Capital:

  1. Empresas en las que se invierte: Mientras el Venture Capital centra sus inversiones en empresas tecnológicas, el Private Equity no hace distinción entre tipologías de empresas e industrias e invierte en todo tipo de instituciones.
  2. Cantidad invertida: El Private Equity ofrece inversiones de mayor cantidad que el Venture Capital, donde las inversiones no suelen superar los 100 millones de euros.
  3. Porcentaje de adquisición: El Venture Capital adquiere porcentajes que oscilan el 20 o el 30% de la compañía, mientras que el Private Equity apuesta por la adquisición del 100% o porcentajes mayoritarios.
  4. Riesgo asumido: Las instituciones que llevan a cabo el Private Equity suelen realizar menos operaciones a lo largo del año. Esto se debe a que la cantidad de inversión es muy alta. Por tanto, el riesgo que asumen es menor que aquellas instituciones que realizan el Venture Capital. Y es que este último realiza más operaciones a lo largo de un año. Y, si bien es cierto que diversifica riesgos, asume mayores operaciones a lo largo del año.
  5. Retorno de la inversión: Dado que el Private Equity realiza una inversión de mayor cantidad, el retorno esperado es mayor que el de la Venture Capital. Por ello, mientras el Private Equity estima un retorno de alrededor del 40% (TIR), el Venture Capital espera un retorno del 20%.

Private Equity en diferentes fases empresariales

Dado que el Private Equity realiza la compra de acciones y la adquisición de empresas a través de fondos de fondos, de fondos especializados o de forma directa esta inversión se puede aplicar en distintas fases empresariales. Es decir, el Private Equity puede aplicarse en las distintas fases del ciclo vital una compañía (Venture Capital, Growth y madurez o Buyout, en función del tamaño que haya alcanzado la empresa en cuestión).

Por otra parte, independientemente de la fase en la que se invierta, se pueden utilizar diferentes estrategias. Por ejemplo, es posible aplicar el Private Equity en una única empresa, o combinar compañías en distintas fases y, a través de distintas estrategias construir una cartera diversificada, con la que se reduce el riesgo y se maximiza la rentabilidad.

Tipos de inversión del Private Equity

Existen cuatro tipos de inversión del Private Equity, las cuales vienen determinadas por el objetivo empresarial de la inversión. De este modo podemos diferenciar entre:

  1. Capital para la expansión de una compañía, el denominado Growth.
  2. El capital de sustitución, denominado Replacement.
  3. Operaciones apalancadas también denominado como LBO o leverage buyot.
  4. Capital de reestructuración (Turnboud).

Como ves, cada tipo de inversión del Private Equity tiene un objetivo empresarial, el cual puede ser o bien impulsar una compañía en ciernes o reestructurar una empresa ya consolidada.

Curso sobre Private Equity

Entre el catálogo formativo especializado en finanzas y tecnología de Afi Escuela puedes encontrar una formación especializada en Private Equity con la que reforzarás tus conocimientos en este tipo de inversión. Además, en el canal de YouTue de Afi Escuela puede encontrar múltiples cursos gratuitos y masterclass relacionadas con el sector financiero y la formación tecnológica.

Por ello, si quieres saber más sobre el Private Equity, a continuación encontrarás el curso de Private Equity totalmente gratis donde se ve desde el Fundraising, proceso de inversión, la gestión de las compañías participadas, el proceso de desinversión y la aplicación de estos contenidos a través de casos prácticos.